Cambiar


"Cambiaste. Cambiaste mucho.", me dijo un día, y esa pequeña frase de tres palabras me quedo resonando en la mente, como haciéndome sentir culpable por ser, inevitablemente, como soy.
Acaso no todos cambiamos a lo largo de la vida?
Cambiamos porque sufrimos, cambiamos porque somos felices, cambiamos porque cometemos errores, cambiamos con cada piedra, experiencia o persona que se cruza en nuestro camino.
Cambiamos porque cada experiencia nueva deja algo en nosotros y ya no somos los mismos de antes.
Cambiamos gracias a las personas que entran en nuestra vida, las buenas y las malas. Las buenas, que nos cuidan y nos regalan sonrisas mientras sean parte de ella; y las malas, los que nos hacen ilusionar con sonrisas falsas y promesas vanas, y al final solo se van. Así y todo, ellos también nos enseñan algo al pasar.
Cambiamos. Pero cambiar es crecer, madurar, evolucionar y seguir adelante. Si no cambiamos, es porque estamos estancados regalando nuestros días a la nada.
Al fin y al cabo, quien no cambia es porque no esta viviendo.

0 comentarios:

Publicar un comentario