No es lo mismo


Amar y estar enamorado no es lo mismo. Una cosa necesita de la otra.
Si dejas de estar enamorado dejas de seducir, si dejas de seducir desaparece el romance. Si el romance desaparece deja la puerta abierta a la rutina... Y cuando la rutina se apodera de ese espacio, de a poco y muy sigilosamente, destruye todo lo demás.

0 comentarios:

Publicar un comentario